La Navidad y sus simbolismos

Aunque en realidad no se conoce qué día nació Jesucristo, la iglesia asignó esa fecha aprovechando una celebración muy importante del Imperio Romano llamada “la fiesta del nacimiento del Sol Invicto” que se realizaba desde el 22 al 25 de diciembre, justo después del equinoccio de invierno.

La iglesia hizo un paralelismo entre el nacimiento del dios Sol y el dios cristiano, ya que en la Biblia describe a Jesucristo como “sol de justicia” o “luz del mundo”. La Navidad y sus simbolismos:  Por lo tanto ya estamos ante el primer simbolismo “El nacimiento de Cristo = El nacimiento del sol”.

Si prefieres escuchar el Post sobre la Navidad y sus simbolismos puedes hacer clic en el reproductor.

Etimología de Navidad

En nuestra sociedad la Navidad se celebra el 25 de diciembre y es una de las fiestas más importantes del cristianismo donde se conmemora el nacimiento de Jesús, el Cristo, el hijo de Dios.

Pero esta celebración, en realidad ya existía hace mucho tiempo atrás.

Navidad viene del latín Nativitas, y significa nacimiento.

La Navidad y sus simbolismos

Navidad = Nativitas = Nacimiento del Sol invicto = Renacer del Sol.

La Navidad es el nacimiento del dios Sol, pero no ocurre el 25 de diciembre, sino el 21 de diciembre, que es cuando se produce el solsticio de invierno. Los solsticios hacen referencia a la duración de las noches y las horas diurnas. Hasta este momento la tierra recibe menos luz del sol, se enfría y en algunos lugares hasta se cubre de nieve.

El día del solsticio de invierno, el 21 de diciembre, en el hemisferio norte es la noche más larga del año y a partir de ese momento el sol renace y comienzan los días a ser más largos. La tierra que ha estado en letargo, se prepara para dar vida en el nuevo ciclo natural. Se prepara la tierra para ser más fértil y ser bañada por los rayos del sol, el calor, la humedad, para que las semillas puedan germinar adecuadamente. Es momento de prepararse para la fertilidad.

Por lo que el sol, que ha estado en decadencia en su ciclo, vuelve a nacer.

¿Cuál es el origen pagano de la Navidad?

Pero esas celebraciones del Imperio Romano se derivan de mucho más atrás en el tiempo. Concretamente del norte de Europa, donde los celtas y nórdicos celebraban el solsticio de invierno con fiestas paganas. Era una fiesta invernal en la que celebraban un nuevo ciclo del año, ya que ese día cambiaba el ciclo de la naturaleza.

Los paganos eran los habitantes de los “pagus”, habitantes de las “aldeas”. Aquellos que cultivaban la tierra y se ocupaban de las cosechas y el ganado. Estaban en comunión con los ciclos de la tierra, la naturaleza y honraban a sus dioses.  

Desde la nueva religión, el cristianismo, a todas aquellas personas paganas se le dio una connotación despectiva, ya que aquellos no se convirtieron al cristianismo. Sin embargo los cristianos adquirieron muchas de sus festividades y rituales para poco a poco hacerlos suyos y que el verdadero origen ancestral quedara solapado o en el olvido.

La Navidad y sus simbolismos: el árbol. 

En esas fiestas paganas del norte de Europa lo celebraban entre otras cosas quemando troncos adornados con cintas.

¿Te suena de algo esto de los árboles y las cintas que hacían los celtas y nórdicos?

El árbol de Navidad, es un simbolismo más. Metemos un árbol en nuestras casas, da igual que sea real o artificial, lo importante es el simbolismo.

Es una plegaria para que ese año nuevo sea abundante y próspero, por eso se llenan de bolas de colores, simulando los frutos que dará en la primavera el año venidero. Así es cómo rezaban los antiguos, escenificaban aquello que deseaban para que se materializara. Aquello que esperas tiende a hacerse realidad.

Se ponen luces y cintas de colores simulando los colores de la primavera. Figuritas colgadas como ángeles bendiciendo ese acto de la salida de la oscuridad. Todo ello para recordar a la primavera, la prosperidad y la abundancia.

Otros simbolismos en la Navidad

Es momento de reunión, juntarse con los seres queridos, celebrar el año y bendecir las cosechas recogidas.

Tanto los regalos que se realizan, como las comidas copiosas que se hacen en esas fechas simbolizan la abundancia y el agradecimiento de las cosechas recogidas en el año que llega a su fin.

Hay personas que se identifican más con el pesebre y el nacimiento de Cristo, símbolo del nacimiento del sol en el equinoccio de invierno.

Y tú, ¿Qué otros simbolismos conoces sobre la Navidad? Puedes ponerlo abajo en comentarios.

La Navidad en la actualidad

El problema es que la información y todo ese mensaje ancestral se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo, y hoy en día, ha perdido su significado original. La Navidad actual se ha convertido en algo muy diferente, en obligaciones sociales y familiares, en consumismo en estado puro, comprando cosas que no necesitamos, aparentando ser algo con cosas materiales y queriendo cubrir vacíos emocionales, la gente pone sus árboles en sus casas sin ni siquiera saber lo que están haciendo, sin consciencia de lo que significa. Ha perdido todo el sentido original que nos conectaba con la tierra y los ciclos de la naturaleza.

Solo tienes que ver en lo que se ha convertido la Navidad en nuestros tiempos, cuyo icono por excelencia es un señor con sobrepeso vestido de rojo, que en sus inicios anunciaba una bebida azucarada. ¿En qué nos hemos convertido?

Es momento de Reflexión

Al finalizar el año se cambia de ciclo, y es un buen momento para hacer una reflexión de lo vivido en el período que termina. Revisar lo que hemos sembrado, lo que hemos recogido, hacer introspección de la etapa que culmina y plantearnos nuevos objetivos, planificar el nuevo año, plantear nuevos propósitos.

Tal vez te interese para definir adecuadamente tus metas en el próximo año  leer mi post: “La buena formulación de objetivos en 8 pasos”.

En este momento de reflexión me pregunto si la sociedad en general está yendo por buen camino, o si es momento para dar un giro de 180 grados al timón del barco, momento donde la consciencia brilla por su ausencia, y nos creemos todo lo que nos quieren contar unos pocos por sus intereses, si nos estamos dejando arrastrar al abismo por tener y nos olvidamos de los más importante, de Ser.

Que el verdadero espíritu de la Navidad este 21 de diciembre llegue a todos los seres humanos y nos bañe con un poco de luz y consciencia. Que este nuevo nacimiento del Sol comience a poner  un poco de luz en la oscuridad. Tal vez el mundo cambie, cuando tú cambies.

Y tú, ¿Qué simbolismo le das a la Navidad?

También puedes seguir mis publicaciones cortas en mi página de Facebook haciendo  click aquí

Para más información, puedes seguir leyendo los posts o enviarme tus dudas por correo

Javier Badía – Acompañante en Bioneuroemoción® – Máster en PNL – Hipnosis – Coaching

Comenta con tu cuenta de Facebook
× Contacta ahora