Hipnosis Ericksoniana. Qué es y para qué sirve.

Hipnosis ericksoniana

A menudo, cuando uno escucha la palabra hipnosis le viene pensamientos negativos al respecto: un individuo con un péndulo manipulando a otra persona, alguien que inconscientemente hace cosas que no quiere hacer, otro comiéndose una cebolla creyendo que es una manzana, comportarse como una animal como por ejemplo un perro, etc. La Hipnosis en realidad nada tiene que ver con esto.

La hipnosis de la que os quiero hablar hoy y la que empleo en mis sesiones es la Hipnosis Ericksoniana.

Si prefieres escuchar el Post puedes hacer clic en el reproductor.

Milton Hyland  Erickson

Conozcamos primero quién fue Milton H. Erickson. Nació en Nevada en 1902 y falleció en Arizona en 1980. Fue un psicólogo, médico e hipnoterapeuta estadounidense, innovador y pionero en cambiar las técnicas de hipnotismo aplicadas a la psicoterapia. 

Todo comenzó cuando enfermó de poliomielitis a los 17 años, ​ una  enfermedad que afecta al sistema nervioso central y causa inflamación en el cerebro y la médula espinal con la consiguiente parálisis y atrofia muscular. Toda aquella etapa de su vida la vivió postrado en una cama.

Desahuciado por los médicos, éstos pensaban que se iba a morir, sin embargo Erickson recuperó los movimientos trabajando la introspección con métodos autohipnóticos. Su fuerza de voluntad le permitió sobreponerse a la enfermedad y posteriormente se graduó en medicina y psicología. Trabajó como psiquiatra en numerosas instituciones y, más tarde, como profesor de psiquiatría.

Insistía mucho en el papel que juega el inconsciente como reservorio de recursos personales para resolver por sí mismo la problemática de cada individuo. Erickson decía: “La mente inconsciente no sólo es más sabia, sino que resuelve más rápido y mejor.”

Sentó las bases de importantes líneas dentro de la psicoterapia breve como los enfoques psicoterapéuticos: programación neurolingüística, la terapia sistémico estratégica y la terapia breve centrada en soluciones.

Fue fundador de la Sociedad Americana de Hipnosis Clínica, además de participar en la creación de otras instituciones como la Asociación Americana de Psicología y la Asociación Americana de Psicopatología.

Se han escrito muchos libros tras estudiar la forma de proceder de Erickson y algunos casos concretos. Algunos libros son: Hipnosis según Erickson, Terapia de ordalía, Mi voz irá contigo, Terapia no convencional, etc.

Llegó a ser tan famoso por sus éxitos de casos imposibles y sus estrategias efectivas en terapia, que Richard Bandler y John Grinder estudiaron su técnica para sacar más tarde algunas de las bases de la PNL (Programación NeuroLingüística).

Qué es la Hipnosis Ericksoniana

La Hipnosis Ericksoniana es un tipo de hipnosis avalada científicamente que se centra en focalizar la atención consciente, al hacerlo conlleva una disociación en la mente y se consigue un estado de trance, un estado de relajación profunda. En estado de trance, la mente inconsciente es más accesible. Nuestro consciente se relaja y podemos acceder a nuestro inconsciente para multitud de finalidades como cambiar hábitos, conductas, afrontar retos, crear nuevos aprendizajes, cambiar creencias limitantes, crear nuevas posibilidades, etc.

La Hipnosis Ericksoniana se utiliza normalmente en psicoterapia, coaching, PNL, educación, deporte, etc. y se centra en promover un estado de trance en la persona para que sea más consciente de sus habilidades y de los recursos que posee y poder así conseguir su propósito.

El propio Erickson define la Hipnosis Ericksoniana como un proceso comunicativo con la mente y con uno mismo.

Cómo funciona

Todas las personas disponemos en nuestro inconsciente de los recursos necesarios para resolver nuestros conflictos, lo que sucede es que en ocasiones no podemos acceder a esta parte tan profunda porque nuestro consciente no nos lo permite.

En realidad nuestro inconsciente está constantemente comunicándose con nosotros, pero en ocasiones no sabemos o no podemos escucharlo o entenderlo. Lo hace a través de nuestro cuerpo, como por ejemplo a través de cambios fisiológicos (sudoración, aumento del ritmo cardiaco), también lo hace a través de los síntomas, lo hace a través de nuestras palabras (como por ejemplo los lapsus linguae), lo hace a través de los sueños, de momentos de inspiración, etc.

La Hipnosis Ericksoniana emplea metáforas y sugestiones indirectas, historias didácticas, metamodelo inverso y consigue que el inconsciente acepte el mensaje terapéutico sin necesidad de mencionar el problema, lo que sería poner el dedo en la llaga. 

Cuando la mente consciente está focalizada, se puede acceder al inconsciente.

Los estados de trance los experimentamos naturalmente todos los días. Por ejemplo, cuando estamos distraídos, muy relajados, realizando actividades monótonas y repetitivas, recorriendo el mismo trayecto todos los días en coche, leyendo un libro, escuchando música o pintando un cuadro.

Cuáles son los objetivos

Uno de los objetivos de la Hipnosis Ericksoniana es que la persona vuelva a tomar control sobre sus emociones y sus pensamientos, y que se sienta segura y firme en sus procesos de toma de decisiones.

A través de este tipo de hipnosis se accede al inconsciente, la parte más profunda y desconocida de nosotros, para llegar a nuestros recuerdos y recursos internos, hacerlos aflorar a nuestra parte consciente y así poder  solucionar algún problema o bloqueo.

Cuáles son los beneficios

Los resultados que produce esta hipnosis son similares a los que se obtienen a través de la meditación o el Mindfulness. Este tipo de hipnosis, favorece la conexión con uno mismo y el acceso a recursos y habilidades inconscientes, obteniendo un estado agradable de bienestar y relajación.

La Hipnosis Ericksoniana también permite acceder al inconsciente de la persona, bloqueando momentáneamente la parte más racional y más consciente de la mente. Esto facilita que afloren pensamientos y recuerdos reprimidos que están afectando actualmente el bienestar de la persona.

También permite inducir procesos de cambio en momentos de crisis, así como facilitar tomas de decisiones y gestionar momentos o procesos dolorosos. Aumenta la concentración, el aprendizaje, y mejora las competencias personales. Mejora el estado de ánimo y el estado emocional, reduce la ansiedad, mejora la creatividad y un mejor control de uno mismo.

Y tú, ¿Qué es lo que quieres? Te acompaño hasta conseguirlo.

Reserva ahora tu hipnosis personalizada enviando un e-mail a consultas@javierbadia.com

También puedes seguir mis publicaciones cortas en mi página de Facebook haciendo  click aquí

Para más información, puedes seguir leyendo los posts o enviarme tus dudas por correo

Javier Badía – Acompañante en Bioneuroemoción® – Máster en PNL – Hipnosis – Coaching

Comenta con tu cuenta de Facebook
× Contacta ahora