Estudio de casos: Cálculos en el riñón

Bebiendo algún líquido con una taza y mirando por la ventana. El riñón gestiona los líquidos.

Os presento el caso de un hombre de 38 años que acude a consulta por dolores en los riñones por cálculos desde los 33 años.

En primer lugar me gustaría aclarar que no se puede generalizar con los casos y los síntomas, ya que cada persona puede vivir los conflictos emocionales de una forma determinada. Además no podemos caer en la trampa de hacer relaciones causa-efecto, ya que podríamos perdernos mucha información en el proceso. Por lo que hay que analizar cada caso en particular para ver cómo el inconsciente de la persona a través de los símbolos intenta comunicarse con nuestra parte más consciente. Dicha esta aclaración, procedemos con el estudio del caso.

Si prefieres escuchar el Post puedes hacer clic en el reproductor. 

Dolor de riñones por cálculos en hombre de 38 años

Comenzamos montando su escenario de vida a los 33 años que es cuando se le manifiestan los síntomas. Está casado, tiene tres hijos y tres perros y viven juntos en una casa. Él trabaja en el sector de la joyería desde hace 15 años, y su mujer dejó de trabajar para dedicarse a la crianza de los hijos. En este período las ventas caen hasta la mitad de lo que es habitual. En casa comienzan a haber discusiones por el tema económico ya que la mujer le dice que “tenemos que ahorrar”, mientras que él sigue teniendo los mismos comportamientos anteriores de gastos habituales. Según Holmes este sería el Acontecimiento Vital Estresante que vive la persona previa a la manifestación de la enfermedad.

Esta situación de estrés con la economía, le lleva a un escenario en su infancia cuando tiene 10 años. En casa vive con sus padres y sus dos hermanos menores. Hay una crisis financiera y escasez en casa. Papá es transportista y le roban el camión. En casa se respira una situación de estrés relacionada con el dinero. La frase es la misma que en la situación de los 33 años: “Hay que cuidar, ahorita no gastar”. Esta frase es la que ha conectado las dos situaciones, una que se la dice su mujer a los 33 años, y la otra la que dice mamá en casa cuando sucede lo de su papá.

El riñón es un órgano del sistema urinario que se encarga de la gestión de los líquidos, entre otras cosas. Aquí aparece un simbolismo que está relacionado con la gestión de los líquidos, aunque en esta ocasión no son líquidos en un contexto físico, sino referidos a la liquidez como simbolismo de dinero. La liquidez es la capacidad que tiene una persona de hacer frente a sus obligaciones financieras. El cliente vive una situación en la que no puede hacer frente a sus obligaciones financieras y el inconsciente le está dando una solución, porque su parte consciente no sabe solucionar el conflicto emocional que está viviendo.

Imagina que tienes que transportar un cubo de agua de un lugar a otro, y por el camino se hace un agujero en el cubo y se comienza a derramar el agua. ¿Qué hago ahora? ¿Voy a perder todo el líquido? ¡No puedo derramar todo el líquido, tengo que poner una solución! Pero estoy en el campo, en medio de la nada, no lo puedo reparar. Pues pongo una piedra en el fondo del cubo para que así el líquido no se derrame. Pongo la piedra y así el líquido no se derrama. Es una solución puntual para poder gestionar mejor el líquido y no perderlo todo.

Aquí el cliente toma conciencia de la información que tiene para él el síntoma manifestado del cálculo en el riñón. Hace consciente una información que hasta ese momento estaba en su inconsciente. Él ha aprendido en su sistema familiar la forma en la que afrontar el estrés en relación a la gestión del dinero. El comportamiento de su mujer con respecto al dinero es la misma que la de su madre: “hay que cuidar, ahorita no gastar”, mientras que él tenía las mismas inercias que su padre, comprar cualquier cosa sin cuidar la forma en la que se gastaba el dinero.

De hecho recuerda que su abuelo se gastaba todo el jornal en emborracharse y  esto generaba situaciones de conflicto en su sistema familiar con la forma en la que se gastaba el dinero en casa.

El cliente al final puede tomar conciencia de aprender otras formas diferentes de vivir esta situación, de tener otros comportamientos diferentes, de cambiar sus creencias relacionadas con el dinero, de cambiar sus valores personales, de cambiar su identidad como persona. 

A partir de aquí puede empoderarse para poder gestionar sus estados emocionales y superar esta desvalorización relacionada con el tema del dinero.

También puedes seguir mis publicaciones cortas en mi página de Facebook haciendo  click aquí

Para más información, puedes seguir leyendo los posts o enviarme tus dudas por correo

Javier Badía – Acompañante en Bioneuroemoción® – Máster en PNL – Hipnosis – Coaching

Comenta con tu cuenta de Facebook
× Contacta ahora