Rechazo de las mujeres y el proceso de individuación

Estudio de casos: Rechazo de las mujeres

Os presento el caso de un varón de 38 años que presenta como motivo de consulta que no termina de cerrar el ciclo con su exmujer y le gustaría empezar una nueva relación. 

En primer lugar me gustaría aclarar que no se puede generalizar con los casos y los síntomas, ya que cada persona puede vivir los conflictos emocionales de una forma determinada. Además no podemos caer en la trampa de hacer relaciones causa-efecto, ya que podríamos perdernos mucha información en el proceso. Por lo que hay que analizar cada caso en particular para ver cómo el inconsciente de la persona a través de los símbolos intenta comunicarse con nuestra parte más consciente. Dicha esta aclaración, procedemos con el estudio del caso sobre el rechazo de las mujeres. 

Si prefieres escuchar el Post puedes hacer clic en el reproductor. 

Se separó hace 3 años de su mujer y tienen una hija de 6 años en común. Como motivo de consulta plantea que no termina de cerrar el ciclo con su exmujer. Sin embargo quiere empezar a abrirse a cosas nuevas y conocer a alguien más. Me dice que aún siente cosas por ella, y además al tener la hija de 6 años le resulta más difícil avanzar.

Lo primero que tiene que reconocer la persona es que en realidad no se ha separado todavía de ella.

¿Pero cómo es posible si ya lleva 3 años sin estar con ella y viviendo solo en otro sitio?

El hecho de que esté viviendo en otro lugar no implica que estén separados. Podría estar a 9.000 Km de distancia y no haberse separado emocionalmente.

Está confundido y no sabe qué hacer, no sabe cómo gestionar sus estados emocionales que le generan este estrés.

Esto le sucede desde hace tres años, desde que su mujer le dijo que no podían seguir en la relación de pareja. “Cuando me acerco a decirle algo me rechaza. Es seca conmigo, ella no es nada cariñosa”.

Este rechazo que vive con su mujer no es la primera vez que lo experimenta. Le recuerda a otra experiencia similar cuando tenía 15 años, con una novia a la que le regaló un anillo, símbolo del compromiso, y que ella no le hizo apenas caso.

Aquí podemos observar que en ambos casos experimenta el rechazo de las mujeres que ama cuando él muestra su afecto hacia ella.

¿Crees que es una casualidad que ocurra esto tan similar en varias experiencias de su vida? Si sigues leyendo verás que no es una casualidad, sino una programación inconsciente.

Al seguir analizando este rechazo llegamos hasta su sistema familiar. Me comenta que su mamá es seca y que no es nada cariñosa con él en su infancia. “Cuando voy a abrazar a mamá, me aparta, me rechaza, me dice que está ocupada, no tiene tiempo para mí”. Vuelve a experimentar el rechazo de las mujeres. Además, cuando mamá se pone a trabajar por problemas de dinero en casa, no sólo se amplifica este rechazo, sino que le sucede lo mismo con su abuela, también le rechaza. 

¿Pero cómo es posible que este hombre sienta el rechazo de las mujeres de su vida (abuela, madre, novia y exmujer) le rechacen cuando va a demostrar o a pedir afecto?

Tras la sesión consigue comprender que las experiencias que ha tenido con su mujer y su novia de joven guardan relación con las experiencias vividas con su madre y su abuela. En la infancia se ha gestado un conflicto emocional de carencia relacionado con las mujeres de su vida. A día de hoy sigue con el mismo estado emocional de carencia y lo que se encuentra son relaciones similares con mujeres.

En este caso se puede ver reflejado el proceso de individuación que se queda estancado en su madre, su primera mujer. A nivel general se entiende “individuación” como el proceso mediante el cual una persona se convierte en un individuo completo, llegando a ser uno mismo y alcanzando la capacidad de ser totalmente autónomo e independiente. 

Ese niño tiene un vacío de carencia emocional, necesita que le vean, que le escuchen, que le den atención, que se escuche su voz y sus necesidades.

El adulto y el niño tienen que llegar a un acuerdo para que deje de haber estrés. Es como si uno quisiera estirar de una cuerda hacia una dirección y el otro hacia la dirección opuesta. Hay lucha, confrontación y estrés emocional al no encontrar una salida.

En la actualidad llama muy periódicamente a su madre para ver cómo está, pese a que viven en estados diferentes desde hace más de 15 años. Él sigue teniendo un lazo emocional importante de dependencia y sigue buscando su amor para cubrir ese vacío emocional en la infancia.

¿Quién podría darle a ese niño todo ese amor que le falta? ¿Todas esas necesidades no cubiertas de cariño, de reconocimiento, de atención, etc.?

“Matar a la madre”. Una forma de hacerlo es dejar de buscar fuera de él todo aquello que cree que necesita. Si se responsabiliza de toda esta información que se le repite una y otra vez podrá empezar su proceso de individuación, que en este caso se ha quedado estancado en la madre buscando una y otra vez su amor, el de la novia, el de la exmujer, en definitiva el de las mujeres de su vida.

Es momento de tener una conversación interna con ambas partes, el adulto y el niño. Escuchar sus necesidades y responsabilizarse para dejar de buscar fuera todo aquello que puede cultivar él mismo en su interior.

¿Quieres que te presten atención, que te escuchen, que te miren? ¡¡¡Pues préstate atención, escúchate, mírate!!!

Si quiere solucionar el problema con las mujeres que se encuentra, primero tendrá que solucionar la relación con su madre. Aceptar que su madre no quiso o no pudo darle todo lo que él necesitaba.

Le viene a la mente una frase de su mujer cuando se separaban: “Sigue tu camino”. Estas palabras le estaban invitando a afrontar su proceso de individuación, a que se convierta en un adulto emocional. Para ello tiene que cambiar su percepción sobre su infancia y “matar a la madre” de forma simbólica para que comience su nueva vida.

Cuando esto ocurra y cambie su estado emocional interno relacionado con la necesidad, podrá relacionarse con las mujeres de una forma diferente.

También puedes seguir mis publicaciones cortas en mi página de Facebook haciendo  click aquí

Para más información, puedes seguir leyendo los posts o enviarme tus dudas por correo

Javier Badía – Acompañante en Bioneuroemoción® – Máster en PNL – Hipnosis – Coaching

Comenta con tu cuenta de Facebook
× Contacta ahora