Coaching: el proceso del cambio

Coaching el proceso del cambio

Coaching: el proceso del cambio.

Para saber qué es Coaching, primero analicemos la etimología de la palabra y su significado, así se comprenderá mucho mejor.

El término Coach es un anglicismo y uno de sus significados es “entrenador o instructor”, pero su origen viene del húngaro “kocsi” (se pronuncia cochi). Esta palabra proviene del pueblo Kocs en el siglo XV y se trata de un tipo de carro tirado por caballos para transportar personas.

Si prefieres escuchar el episodio del Podcast, Coaching: el proceso del cambio, puedes hacer clic en el reproductor.

“Cochi”, ¿Te suena de algo esta palabra?

Efectivamente, Coche. La palabra coche también viene del húngaro “kocs”, y como hemos dicho antes era un tipo de calesa tirada por caballos para transportar personas. Un coche es un vehículo para el transporte de personas.

Por lo que la palabra Coche y Coach vienen del mismo origen húngaro, aunque no se le ha dado el mismo significado en base a su etimología.

A mi entender, más que entrenador o instructor, el significado de Coach sería un vehículo de cambio situacional (a través del cual podemos movernos de un punto A, a un punto B). Entendiendo situacional, no sólo a un lugar físico, sino al conjunto de factores y circunstancias personales.

El punto A sería nuestro Estado Actual (EA, el que queremos cambiar) y el punto B sería el Estado Deseado (ED, el que queremos conseguir).

Coaching: el proceso del cambio
*La palabra coche también viene del húngaro “kocs”, y como hemos dicho antes era un tipo de calesa tirada por caballos para transportar personas.

Entiendo que se haya traducido el término Coach como entrenador o instructor, pero más bien yo lo veo como un acompañante en un proceso de cambio personal.

¿Y qué diferencia hay entre instructor o entrenador y acompañante?

Más que entrenador o instructor, prefiero emplear el término acompañante. No entreno ni instruyo a nadie, sino que le acompaño en su proceso personal de cambio para conseguir algo.

Cuando se entrena o instruye a alguien, se le guía en lo que tiene que hacer, por dónde tiene que ir, cómo tiene que hacer las cosas, los plazos de ejecución, la forma de hacerlo, etc.

Pero no todas las personas son iguales, y cada persona para llegar al punto B (estado deseado) podría emplear un trayecto diferente y hacer las cosas de manera distinta.

Y si el Coach no entrena, ¿Qué es lo que hace?

Yo soy el coche, el vehículo de ese cambio, pero quien conduce es la persona, y cada una tiene unas cualidades específicas, unos ritmos, una forma de funcionar, unas capacidades, por lo que el trayecto no siempre será el mismo y dependerá de la persona.

Coaching: el proceso del cambio

Cuando hablamos de Coaching, tenemos que tener claro que es un  proceso en el que intervienen dos personas, el que acompaña se llama Coach y el que es acompañado (el cliente) se llama Coachee.

El Coaching sería un proceso en el que la persona (Coachee), acompañada por el Coach, emprende un proceso de cambio, buscando el camino más eficaz para conseguir algo en concreto, una meta, un objetivo o resolver un problema, usando sus propios recursos internos y habilidades con el que conseguirá una mejor calidad de vida. Para ello una de las herramientas más empleadas por el Coach es la P.N.L. (Programación NeuroLingüística). Dentro de la PNL encontramos multitud de abordajes como el metamodelo del lenguaje, la calibración, el rapport, el metamodelo inverso, multitud y variados protocolos de actuación para ayudar a la persona a realizar cambios, etc.

El Coach es un profesional que brinda sus servicios, motiva y ayuda a personas que quieren conseguir objetivos o metas en sus vidas, es un promotor del proceso de cambio y transformación, que le llevará a conseguir un mayor bienestar emocional.

Antes de saber dónde quieres ir, necesitas saber dónde estás.

La solución a los problemas siempre los tiene el Coachee, pero los tiene en su estructura profunda, en lo más profundo de su interior, en su inconsciente. Un buen Coach indaga en esas profundidades del inconsciente del coachee, para que sea él mismo el que encuentre los recursos internos para encontrar la mejor solución a su problema. Si el Coach dijera al coachee lo que tiene que hacer le estaría dando consejos, y esto no lo hace un buen Coach.

Empleando otra metáfora, vendría a ser como un laberinto en el que el cliente se encuentra, y no puede salir porque no conoce la salida. A través de preguntas claves y con ayuda del metamodelo del lenguaje (PNL), se pueden detectar eliminaciones, distorsiones, generalizaciones, creencias limitantes, bloqueos, mandatos y compromisos en la emisión del mensaje. Sería como estar atrapado en ese laberinto psicológico sin poder encontrar una salida.

La finalidad del Coach es tender un hilo para que el cliente pueda salir de ese laberinto psicológico en el que se encuentra, pero la solución siempre la tiene el cliente en lo más profundo de su interior donde se encuentran los recursos internos y el potencial humano.

Nosotros simplemente somos el vehículo para que recupere todas esas cualidades perdidas u olvidadas en su inconsciente, para que consiga lo que se propone.

Y tú, ¿Qué es lo que quieres? Te acompaño hasta conseguirlo.

Empieza tu proceso de cambio ahora contactando con consultas@javierbadia.com

Como decía Albert Einstein: “Si quieres resultados diferentes, tendrás que hacer cosas diferentes”.

También puedes seguir otras publicaciones más cortas que voy realizando en mis redes sociales:

Mi página de Facebook haciendo  click aquí

Mi Instagram haciendo click aquí

Para más información, puedes seguir leyendo los posts o enviarme tus dudas por correo

Javier Badía – Acompañante en Bioneuroemoción® – Máster en PNL – Hipnosis – Coaching

Comenta con tu cuenta de Facebook
× Contacta ahora